jueves, 17 enero, 2019

La ejecución del metro de la ciudad de Bogotá ha quedado aplazada por el momento, sin embargo, se están proyectando trenes de cercanías para unir diferentes áreas 

La ciudad de Bogotá, al contrario que Medellín, se encuentra en momento de incertidumbre acerca de un sistema de transporte urbano ferroviario. A finales de 2015, la Financiera de Desarrollo Nacional anunció la intención de suspender el proceso de licitación del metro mientras se terminan de hacer las revisiones que ha propuesto Enrique Peñalosa, Alcalde Mayor de Bogotá. El proyecto ya quedó aplazado al menos hasta febrero del 2016, momento en el que se decidirá el tramo a construir así como las fechas de inicio. Se trata de una línea subterránea de 27 km de longitud, entre la estación Portal de las Américas y la estación de la Calle 127, con un total de 27 estaciones-y patios y talleres al inicio de la línea- que supondrá una inversión de 5.000M USD. Tendrá un flota inicial de 47 vehiculos de 6 coches de 3,2m de ancho y 142-145m de longitud, con una capacidad para 2.000 personas. Dispondrá de un sistema de conducción automático sin conductor con CBTC, y frecuencias de paso iniciales de 2,5 minutos, con previsión de reducción a 1,5 min, y una capacidad inicial de 48.000 pasajeros/hora sentido, ampliables a 80.000 pasajeros / hora. La velocidad comercial será de 35m/h

Proyectos de cercanías 

El pasado mes de diciembre fueron presentados los diseños del tren de cercanías que conectará a Bogotá con los municipios aledaños de Facatativa y Soacha.En el primer caso reducirá a tan solo 40 minutos el tiempo de viaje.

El Tren de Cercanías de la Sabana (RegioTram) es un sistema de transporte ferroviario que emplea un vehículo eléctrico ligero con doble funcionalidad: en los tramos interurbanos actúa como un tren de cercanías con velocidades de hasta 100 kmph. En la ciudad funciona como un tranvía, logrando una perfecta integración urbana y tiempos de viaje muy competitivos al evitar intercambios modales.

El RegioTram está compuesto por dos líneas, una hacia Occidente y otra hacia el Sur, aprovechando en parte la infraestructura del antiguo ferrocarril, que incluye algunas estaciones consideradas Bienes de Interés Cultural.

La línea de Occidente circulará por el trazado del antiguo Tren de la Sabana. Desde la estación de la Sabana, recorrerá en sus 40 km de longitud la localidad de Fontibón, los municipios de Funza, Mosquera, Madrid, el Corzo y finalizará su recorrido en Facatativá. Esta línea incorporará además en su recorrido una conexión desde la Estación de Fontibón hasta el Aeropuerto Internacional de El Dorado.

La otra línea propuesta, el Corredor Sur, parte también desde la Estación de la Sabana, llegando hasta el municipio de Soacha. Con 18 km de longitud, su trazado coincide en gran parte con el antiguo Ferrocarril del Sur.

Los dos corredores contarán con una flota aproximada de 50 trenes con frecuencias en horas pico de 4 y 5 minutos respectivamente para dar servicio a unos 160 millones de viajeros al año.

Dispondrá de estaciones ubicadas desde los 500 metros de distancia en los tramos urbanos hasta los 5 km en tramos interurbanos, que contarán con un sistema de acceso de alta seguridad con puertas automáticas sincronizadas con la llegada de los trenes. Todo ello controlado por un puesto central de mando, complementado con estacionamientos y talleres para el mantenimiento.

Además de reducir los medios de viaje, este medio de transporte permitirá una disminución de 180.000 toneladas por año en las emisiones de gas carbónico, contribuyendo a mejorar la eficiencia energética del transporte público.

Este Sistema Férreo está diseñado para su integración con los modos de transporte de la Ciudad de Bogotá tales como rutas alimentadoras, rutas del componente troncal y zonal, y las líneas del metro,si finalmente se llega a llevar a cabo el proyecto.

Está prevista que la tarifa sea similar a la del SITP en la zona urbana y diferencial en los tramos interurbanos.

Para la financiación, se ha previsto que el originador del proyecto cubra el 80 por ciento de la inversión. Entre tanto, el 20 por ciento restante se repartirá así: un 70 por ciento quedará en manos de la Nación y el 30 por ciento restante, a cargo de la Gobernación de Cundinamarca.

Se requerirá una inversión 1.000 millones de dólares.

Por último, por iniciativa Privada, se presentó al Gobierno un esquema similar al de Regiotram denominado B-Z Metro Regional entre Bogotá y Zipaquirá, que movilizará a unos 60.000 habitantes y tendrá una longitud de 70 kilómetros. Actualmente se encuentra ya rehabilitado a falta de entrar en operación.

Archivos

Categorias