viernes, 17 agosto, 2018
Carril de garganta “Low Carbon Vandium (LCV)”: la mejor opción para el transporte urbano

ARCELORMITTAL PROPONE NUEVOS SISTEMAS DE TRANVÍA Y SISTEMAS LIGEROS (LRT) A LOS YA EXISTENTES, ADAPTADOS A LOS OPERADORES EUROPEOS Y A LAS ULTIMAS TECNOLOGÍAS DE RESPUESTA EN VIA.

Con el creciente número de personas viviendo en los nucleos urbanos, las ciudades necesitan de nuevos medios de transporte que hagan posible la reducción de la congestión en las ciudades. En estos casos, los tranvías se presentan como la mejor alternativa, ya que son más fáciles de instalar que las líneas subterráneas, y además menos ruidosos, menos costosos y más ecológicos que otros medios de transporte (como los autobuses o automóviles). Como resultado ArcelorMittal propone nuevos y ya existentes de tranvías y sistemas ligeros (LRT) adapatados a los operadores europeos y las tecnologias de pruebas en via.

El uso de pequeñas cantidades de vanadio (menos de 0.20%) proporciona un refinamiento de grano incrementado en todo el riel y no solo en la superficie externa (como rieles arriostrados). Esta técnica da como resultado una mayor dureza y alargamiento en comparación con los rieles en el grado R200, pero con un contenido de carbono aún más bajo. Además, gracias a la mayor tensión y refinamiento del grano, después de solo seis meses de servicio, las lecturas de dureza de seguimiento aumentan hasta 30-45 HBW debido a la interacción rueda / carril de forjado en frío.

Además, dado que las ruedas de material rodante están asociadas con una menor velocidad y un bajo peso del eje, las ruedas reales realizan un rectificado suave en los rieles de acero más blandos, lo que ayuda a mantener automáticamente las pistas integradas. Este método evita cualquier fatiga de contacto del raíl (RCF) o controles de cabeza comúnmente asociados con los rieles endurecidos enrollados.

De hecho, la experiencia ha demostrado que los rieles de bajo contenido de carbono (acero más blando) son los más adecuados para las vías incrustadas de City Transit debido a su bajo contenido de carbono, lo que permite las mejores técnicas de soldadura y soldadura por depósito. Por lo tanto, se extiende la vida del riel y se evita el alto costo de reemplazar el riel ranurado incrustado y la disrupción de la calle.

El empleo de carril de vanadio bajo en carbono (LCV) con la adición de cantidades muy pequeñas (inferiores al 0,20%) de vanadio, proporciona un aumento del refinado del grano en todo el carril, no solo de la superficie exterior como en el caso del carril de cabeza endurecida bruto de laminación. El resultado: aumento de la dureza y el estiramiento en comparación con el carril de calidad R200, pero con un contenido aún menor de carbono. Gracias a la mayor tensión y refinado del grano, después de solo seis meses de servicio, las lecturas de dureza de la vía aumentan hasta 30-45 HBW debido a la interacción rueda/carril de forjado en frío. Además, dado que las ruedas del material rodante están relacionadas con una velocidad más baja y poco peso por eje, las ruedas reales realizan un suave rectificado del carril de acero dulce, ayudando eficazmente al auto-mantenimiento de las vías embebidas. Este es, de lejos, el mejor método para evitar la fatiga de contacto del carril (RCF) o las comprobaciones de la cabeza del carril normalmente asociadas a los carriles endurecidos brutos de laminación.

El objetivo es claro: Evitar la sustitución completa del carril de garganta embebido mediante el empleo de carril de vanadio bajo en carbono (LCV) con el mejor rendimiento demostrado para soldadura y soldadura de recarga /reparación.

El carril bajo en carbono (acero dulce) es más adecuado para vías embebidas de tránsito en ciudad debido a su bajo contenido de carbono, permitiendo el uso de las mejores técnicas de soldadura y de soldadura de recarga. De este modo, se prolonga la vida útil del carril y se evita el alto coste que supone la sustitución de carril de garganta embebido y el consiguiente corte de calles.

 

 

Archivos

Categorias