Desarrollo de la Alta Velocidad

EN 2009 SE INAUGURÓ LA PRIMERA LÍNEA DE ALTA VELOCIDAD. PARA LOS PRÓXIMOS AÑOS SE HAN PREVISTO LLEVAR A CABO TRES PROYECTOS MÁS PARA CONSTRUIR UNA RED DE 10.000 KM.

Los planes para que Turquía dispusiera de una línea de alta velocidad entre Ankara y Estambul existieron durante décadas, pero no fue hasta el año 2003 cuando Turquía comenzó la construcción de su red de Alta Velocidad que pasaba de 4.000 a 10.000 kilómetros, con la primera fase de la conexión de 533 kilómetros entre ambas ciudades.
La red se está construyendo con el ancho de vía estándar sobre traviesas de hormigón y balasto, 25 kV 50 Hz de electrificación y una mezcla de señalización ETCS nivel 1 y 2.
La primera sección de 252 kilometros de la línea Ankara-Estambul entre Ankara y Eskisehir fue inaugurada en 2009, y se incluyó un ramal de 212 kilómetros a Konya en 2010. La primera ha experimentado un aumento del 8% al 70%, mientras que la segunda ha pasado de cero a un 54%.
El tren de Alta Velocidad entre Ankara y Estambul y la línea de 405 kilómetros entre Ankara y Sivas, espera que sean completadas a lo largo de este año. Esto reducirá el tiempo de viaje entre Ankara y Estambul a alrededor de 3 horas, entre Ankara y Sivas a 2 horas y entre Estambul y Sivas de 21 horas a 5 horas.
La línea de Alta Velocidad de 75 kilómetros de tráfico mixto desde Bursa a Bilecik en la línea Ankara-Estambul debería estar en funcionamiento en 2015.
Un contrato para la construcción de una extensión de 167 kilómetros en la línea Ankara-Konya a Afyonkarahisa otorgado en 2012 marca el inicio de la línea Ankara-Izmir. Asimismo, se prevén extensiones a Antalya, Kayseri, Erzincan y la frontera búlgara en Edirne antes de 2023.

Evolución de las líneas
En el año 2012, alrededor de 2.600 km de la red planificada fue financiada en su totalidad. Los Ferrocarriles Turcos TCDD tenían 10 trenes de alta velocidad (250 km/h) EMU’s de 6 coches construidos por CAF en el año 2007 para su operación en el trazado Ankara- Eskisehir, y la adquisición de otros 48 EMU’s está en mente. Además, Siemens entregará siete trenes Velaro EMU de Alta Velocidad y estará a cargo de su mantenimiento durante siete años.
Las líneas Ankara-Estambul y Estambul-Edirne utilizarán vías bajo el proyecto Maramary entre Gebze y Halkali, que conectará las redes ferroviarias europeas y asiáticas de Turquía, por primera vez, en un túnel bajo el Bósforo.
A ambos lados habrá tres vías, dos de las cuales se utilizarán para servicios de cercanías y la tercera para los pasajeros de larga distancia y servicios de carga.
Sin embargo, el túnel sólo se construye con dos vías, lo que reducirá los servicios de larga distancia en horas punta debido a la alta frecuencia de los servicios suburbanos planificados.
La construcción de tres líneas independientes de alta velocidad, desde Ankara a Estambul, Konya y Sivas, así como la línea Ankara-Esmirna, forma parte de la estrategia del Ministerio de Transportes turco, que se propone construir una red de alta velocidad de 10.000 kilómetros en 2023.

Potencial español en la zona
“El desarrollo de la Alta Velocidad se ha desarrollado por compañías españolas desde que se construyó la línea de Ankara Eskisehir de cuya construcción se encargó OHL, los trenes fueron suministrados por CAF, el carril por ArcerorMittal y los componentes de vía por parte de Amurrio Ferrocarril y Equipos – asegura Víctor Audera-. España ha estado muy presente en Turquía, gracias a la experiencia que disponen, y estando, además, muy bien valoradas nuestras empresas”.
Adif colabora activamente en el desarrollo ferroviario de Turquía, aportando su experiencia en la gestión y desarrollo de las redes ferroviarias españolas. Los especialistas de Adif aportan su conocimiento en áreas que abarcan desde técnicas de construcción, mantenimiento y reparación de vía de alta velocidad hasta la gestión, planificación y regulación normativa del tráfico ferroviario con tecnologías como ERTMS, ATP y el sistema de gestión de tráfico denominado DaVinci, desarrollado por Indra y de propiedad intelectual de Adif.
“Turquía es un mercado que tiene muy buena percepción de la industria española, con la que dispone de muchas semejanzas culturales -continúa Víctor Audera-. Desde la Oficina Comercial agrademos mucho el trabajo importante que está haciendo Mafex, la Asociación Ferroviaria Española, ya que se trata de una asociación que ayuda mucho a las empresas españolas a desarrollar su negocio en Turquía. Además, la Oficina Comercial en Ankara está a diswposición de las empresas para lo que puedan necesitar. Desde aquí nos encargamos de otros mercados emergentes como son Georgia y Azerbayán que tienen un estructura de ferrocarril y metro muy importante y ambiciosos, por lo que la industria española no debe de perder de vista estos países”.

Leer online
Descargar PDF