España abre la puerta a los operadores ferroviarios privados

El año 2020 es clave para la entrada de los operadores privados en competencia con Renfe Operadora. A finales de 2019, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) aprobó el reparto de surcos de vía de los tres corredores principales de alta velocidad en tres paquetes.

El 14 de diciembre será cuando ya sea definitiva la entrada de los operadores privados en competencia con la compañía estatal Renfe Operadora. De momento ya han sido seleccionadas dos interesadas, SCNF e ILSA.

Para llegar a este punto se ha precisado la aprobación de una serie de normas complementarias a la directriz del Parlamento Europeo, y la aceptación definitiva de esa liberalización, para estar en orden con el Cuarto Paquete Ferroviario.

 Un Real Decreto clave

El Gobierno español aprobó en el  Consejo de Ministros del 21 de diciembre del 2018, un Real Decreto-Ley por el que se permite que entren las nuevas empresas ferroviarias a operar en el territorio nacional en los servicios de larga distancia y alta velocidad.

Este Decreto marcaba el calendario que se debía mantener para que en el mes de diciembre de 2020 cualquier empresa de ferrocarril que tuviese la oportuna licencia para el transporte de pasajeros y el certificado de seguridad otorgado por la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria pudiese optar al concurso de licitación de surcos en los tres principales corredores de alta velocidad española: El Corredor de Madrid con la Frontera Francesa, a través de Barcelona, el más demandado; el Corredor de Levante; y el Corredor del Sur (Andalucía).

En el decreto se especificaba también que la apertura a la competencia no afectaba a los servicios considerados de Obligación de Servicio Público (OSP), es decir, los que incluyen las Cercanías, la Media Distancia y el Avant, ya que el dictamen europeo permite a los Estados miembros que este tipo de transporte, considerado esencial para la comunicación, no sean licitados,  obligatoriamente, hasta el año 2023.

Además se considera la posibilidad de que pueda ampliarse ese periodo, en función de la situación contractual en cada país.

“El próximo 14 de diciembre de 2020 se abre una nueva fase en el ferrocarril español”.

El reparto de surcos en tres paquetes

A finales de 2019, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) aprobó el reparto de surcos de vía de los tres corredores principales de alta velocidad en tres paquetes.

El paquete A, que prevé un tráfico de dos trenes por hora en la conexión entre Madrid y Barcelona; uno por hora entre Barcelona y Valencia y lo mismo para el corredor de Levante: uno con Valencia y otro con Alicante. Si bien, en el corredor andaluz se ofertaban dos trenes por hora de Madrid a Sevilla y uno por hora en el trayecto entre Madrid y Málaga.

Este paquete cuenta con unas 104 circulaciones diarias, de las que 32 corresponden a la conexión con la Ciudad Condal; 32 con la zona de Levante y 40 con Andalucía. Este paquete estaba, prácticamente, reservado para Renfe por ser la única empresa con la capacidad suficiente para cumplir con esos requisitos.

Los paquetes B y C, son los que Adif sacaba a licitación para la entrada de empresas privadas en competencia con Renfe Operadora. El primero apuntaba a la circulación de 16 trenes diarios en cada uno de los corredores mencionados; mientras que el segundo restringía las operaciones hasta cinco trenes por día en cada uno de los tres.

El 27 de noviembre se hizo pública la decisión de Adif de conceder la explotación del paquete A en exclusiva a Renfe Operadora; mientras que el B se asignó al consorcio Intermodalidad Levante (ILSA), formado por Air Nostrum y TrenItalia; y el C, era para SCNF que lo explotará a través de su filial Rielsfera.

Según señaló la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, al dar a conocer esta resolución, habrá así tres competidores en los servicios de alta velocidad, un aspecto que representa un salto cualitativo respecto al último paradigma de la liberalización italiana, que dio lugar a un duopolio. Para Pardo de Vera, esta nueva etapa será “una oportunidad para el desarrollo económico del país”. Cabe señalar que con la entrada de las dos empresas competidoras y la división de los surcos entre los tres paquetes se va a incrementar en un 65 % la oferta y también se podrán ver reducidos los precios de los billetes al existir una mayor competencia en el mercado.

Nuevo escenario

Este nuevo escenario supone una ocasión de impulsar aún más el ferrocarril de pasajeros como medio de transporte en el país y aumentar las últimas cifras de pasajeros. En este sentido, cabe destacar que en 2018, la alta velocidad ferroviaria española movió en torno a 21,3 millones de pasajeros, un 1,1 % más que en el año anterior. En el corredor entre Madrid y Barcelona se transportaron 7,87 millones de viajeros; en el del Sur, unos 6  millones; mientras que en el de Levante se superó la cifra de 4 millones.

La adjudicación no ha alcanzado el 100% de lo ofertado. En el caso del paquete A, Renfe ha optado al 86 % de los surcos, dejando el 14%; mientras que en el B, Intermodalidad Levante (Air Nostrum más Trenitalia) lo han hecho por el 70%, quedando vacante, un 30% de la oferta; y en el caso del C, sí se ha cumplido la aceptación del 100% por parte de Rielsfera (SCNF).

Acuerdo marco

Finalmente, el pasado 12 de mayo de 2020 se firmó el acuerdo marco con las tres empresas que comenzarán a competir en España. Renfe propuso alargar el contrato a 10 años, bajo la alegación la necesidad de amortización de la gran inversión en compra de nuevo material rodante y remodelación del actual y la cual finalmente ha sido aceptada por la Comisión Nacional de los Mercados (CNMC).

En cuanto a las propuestas realizadas ILSA ya ha anunciado que van a ofertar 16 servicios entre Madrid y Barcelona; 8 entre Madrid y Valencia; 7 entre Madrid y Málaga y Sevilla; y 3 con Alicante. La compañía operará con trenes Bombardier Zefiro aportados por Treintalia.

Por su parte Rielsfera (SCNF) aunque no ha señalado cómo va a ocupar sus surcos, sí se ha indicado que quiere operar con su oferta low cost que en el mercado del país galo se presta a través de Ouigo- servicios de alta velocidad TGV de bajo coste-.

El próximo 14 de diciembre se abre una nueva fase de existencia en el ferrocarril español con la entrada de los competidores de Renfe en los tres corredores más importantes de la alta velocidad del país, y comienza a vislumbrase en el futuro los objetivos marcados por el Ministerio de Fomento a través de la liberalización, como son los de aprovechar y rentabilizar al máximo la red, en la que se han invertido del orden de unos 51.000 millones de euros, aumentar el número de viajeros y bajar el precio de los billetes, garantizando siempre la excelencia del servicio.