viernes, 27 abril, 2018

El documento “IR Vision 2020-Indian Railway” reúne los objetivos de los próximos años. entre ellos, la reducción de tiempos de viaje, la construcción de más kilómetros de vías y la llegada de líneas de alta velocidad.

La red ferroviaria de India es una de las más grandes del mundo y registra una inten- sa actividad. Con más de 110.000 kilómetros y 7.421 estaciones, sus líneas transportan a 23 millones de viajeros y tres millones de toneladas de mercancías diarias. Aunque es la cuarta más extensa, sólo después Estados Unidos, Rusia y China, el 80% de las conexiones existentes son de la época colonial británica, antes de 1947, por lo que se en- cuentran con una infraestructura obsoleta que requiere grandes obras de mejora. India es el segundo país más poblado, después de China, con más de 1.236 millones de habitantes y el séptimo en superficie con más de 3,28 millones de kilómetros cuadrados. Una ex- tensión que pone de relieve la importancia de las conexiones internas y externas.

El país cuenta con un sistema con múltiples tracciones y numerosas rutas y casi el 40% de las redes es- tán electrificadas. Aunque hay tres tipos de vía, la más utilizada es la ancha, de 1676 mm, que es un poco mayor que la estándar (1435 mm), y está implantada en 89.771 kilómetros de recorrido. La más estrecha es residual, con un total de 3.350 kilómetros, se encuentra especialmente en zonas montañosas (ferrocarril de Himalaya y Darjeeling) y también en alguna red privada. Bajo el proyecto de unificación, Indian Railways está convirtiendo todas las rutas a vía ancha, salvo las líneas de patrimonio histórico.

En la actualidad, hay más de 7.146 estaciones y la frenética actividad  hace que operen 19.139 trenes al día. Varios estados, especialmente del Nororeste, como de Uttarakhand, Jammu & Kashmir y la región del Himalaya carecen de conexiones ferroviarias. En los últimos 60 años se ha propiciado más la expansión de este medio en los esta- dos de Jharkhand, Orissa, Madhya Pradesh y Rajasthan.

En líneas generales, se trata de vías y servicios anticuados, que necesitan proyectos de mejora, modernización, nuevas estaciones, sistemas y ampliación de servicios. Un reto al que el Gobierno ya ha comenzado a hacer frente desde hace varios años. Para ello, las partidas se canalizan en programas de cinco años de duración. Dentro del duodécimo plan quinquenal (2012-2017) se ha aprobado una inversión en ferrocarril de 81.166 millones de euros, un incremento del 158% respecto del anterior. En este ambicioso plan de modernización se incluye, además, una red de alta velocidad. Se trata de una iniciativa que contempla 10.000 kilómetros de nuevas líneas cuyo objetivo es conectar las prin- cipales ciudades del país. Dada su importancia para la economía, el Gobierno de India ha centrado sus esfuerzos en aumentar la inversión en infraestructuras ferroviarias en todo el país. Asimismo, ha adoptado políticas favorables a los inversores. Se ha movido rápidamente para permitir que la Inversión Extranjera Directa (IED) en ferrocarriles mejore la infraestructura para el transporte de mercancías y trenes de alta velocidad. Aunque, hasta la fecha, en este ámbito no había una gran participación del sector privado, ahora se busca aumentar esa colaboración mediante el modelo PPP (Public Private Partnership).

Estructura

El sector ferroviario representa el 1,2% del Producto Interior Bruto (PIB) del país, aunque se prevé que esta cifra aumente hasta el 3% en el año 2020, tras las grandes inversiones gubernamentales y extranjeras que se vienen realizando en los últimos años. La principal empresa de ferrocarriles del país, Indian Railways, bajo la autoridad del Ministerio de Ferrocarriles, es una de las mayores del mundo. Tiene unos 1,3 millones de empleados.

Las conexiones de la compañía se extienden a 28 estados y tres territorios de la unión, pero además presta pequeños servicios a Nepal, Bangladés y Pakistán. En la actualidad, todavía está formado, en su gran mayoría, por entes de carácter público o semi público: RITES LTD. (diseño, operación y mantenimiento), IRCON International LTD. (Construcción de infraestructuras), Centre For Railway Information Systems CRIS (Consultoría y sistemas de in- formación). A ellas se suman otras sociedades como Indian Railway Finance Corporation Ltd. (IRFC), Container Coporation of India (CONCOR), Konkan Railway Corporation (KRCL), Railtel Corporation of India (RCIL), Indian Railway Catering and Tourism Coporation (IRCTC) y Rail Vikas Nigam Limited (RVNL), entre otras numerosas compañías. Para los proyectos de alta velocidad se ha creado “High Speed Corporation” y para la fabricación de material rodante “Reseach Designs & Standard Organisation (RDSO)”.

Objetivos de las inversiones

A largo plazo, el país tiene diseñada una hoja de ruta para alcanzar unas infraestructuras modernas y eficaces. Así se recoge, por ejemplo, en el documento ‘IR Vision 2020-Indian Railway’ donde se especifican los objetivos clave para los próximos años. Entre ellos, aumentar la velocidad media de los trenes (55 kilómetros/hora), instalar unos 2.500 kilómetros de nuevas vías cada año y electrificar otros 2.000, eliminar todos los pasos a nivel no vigilados y ampliar los trenes de viajeros hasta unos 17.500 y los de mercancías hasta los 62.000. A su vez, este año finaliza el Plan Quinquenal 2012-2017, que se ha enfocado especialmente en la creación de una mayor capacidad en la red, tanto en tráfico de pasajeros como de mercancías.

Alta Velocidad en India

India está llevando a cabo un ambicioso proyecto de modernización de su ferrocarril que incluye, además, una red de alta velocidad. A cargo de la compañía “High Speed Rail Corporation of India LTD”. Por una parte, está la denominada “Diamond Quadrilateral of High Speed Rail Network” cuyo objetivo es el de conectar las principales ciudades del país y tendría los siguientes ramales: Delhi-Mumbai; Mumbai- Chennai y Delhi-Calcuta. A ellos se unen las siguientes líneas: Delhi-Chandigarh- Aamritsar; Delhi-Chennai; Chennai-Bangalore-Mysore y Mumbai-Ahmedabad. La idea es desarrollar estos proyectos en dos fases. El objetivo es tener al menos cuatro corredores de 2.000 kilómetros en el año 2020 y otros ocho en diferentes etapas de progreso.

La primera línea de alta velocidad de India, entre Mumbai y Ahmedabad. ya está en proyecto. Para ello, el primer ministro de India, Narendra Modi, y su homólogo japonés, Shinzo Abe, sentaban recientemente las bases de este nuevo trazado de 508 kilómetros, con 12 estaciones, que incluye Bandra Kurla, Thane, Virar, Boisar, Vapl, Billmora, Surat, Bharuch, Vadodara, Anand, Ahmedabad y Sabarmati.

El 92% de la línea será elevada, con 460 kilómetros de viaductos y 13 de terraple- nes. Bajo este proyecto se construirá un túnel submarino de siete kilómetros en Thane Creek y otro de 21 kilómetros que será el más largo de India. La Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA) financia el 81% del proyecto que asciende a 16.064 millones de euros.

El material rodante será fabricado por Kawasaki Heavy Industries y Bharat Heavy Electricals Limited (BHEL), una empresa estatal india y funcionará a velocidades de hasta 320 km/h. Se estima que el proyecto se completará en 2022 y reducirá el tiempo de viaje entre las dos ciudades de siete horas a dos horas.

Reurbanización de estaciones

El Ministro de Ferrocarriles de India ha puesto en marcha la primera fase del programa de reurbanización de estaciones, que abarca 23 de las 400 de la categoría A1 y A en todo e país. Para ello,se ha firmado un memorando de entendimiento con el Ministerio de Desarrollo Urbano, en virtud del cual las estaciones de ferrocarril de cada ciudad incluidas en los planes SMART Cities y AMRUT serán reconstruidas para crear un centro de transporte público integrado alrededor de estas instalaciones y fomentar así el desarrollo orientado al tránsito de pasajeros.

Entre las obras previstas se acaba de aprobar la remodelación de Arunachal Pradesh. Para realizarlas se requiere una inversión inicial de entre 6.289 y 8.839 millones de euros.

Desdoblamiento y electrificación: Mau-Shahganj y Phephana-Indara

El Plan Quinquenal 2012-2017 incluye trabajos para la electrificación de 6.500 kilómetros y para desdoblar el trazado en otros 7.653. Entre las obras previstas, en mayo de 2017 se aprobaron tres proyectos ferroviarios por el Comité de Economía de India (CCEA).

Por una parte, el desdoblamiento y la electrificación de 150 kilómetros de las líneas Mau-Shahganj y Phephana-Indara en Uttar Pradesh, que se completaría en cinco años y costaría 169,63 millones

de euros. El segundo es la implantación de 160 kilómetros de tercera línea en la conexión Manmad-Jagaon así como su electrificación. El último proyecto es el des- doblamiento y la electrificación del tramo Guntur-Guntakal de 401 kilómetros en Andhra Pradesh. El proyecto mejoraría el tráfico hacia Amravati. Los objetivos propuestos en este plan abarcan, además, la construcción de nuevas líneas, así como la máxima unificación del ancho de vía.

Iniciativas verdes

Indian Railways incluye entre sus objetivos de modernización ser una compañía com- prometida con el medio ambiente. La idea, obtener el 25% de la electricidad de fuentes de energía renovables en el año 2025. Bajo la coordinación de “Indian Railways Green Energy Initiatives”, se busca el mayor empleo posible de fuentes renovables. De momento, ya es el primer país donde se han introducido máquinas que funcionan con gas natural comprimido y locomotoras diésel híbridas, que obtienen a partir de energía solar una parte de la electricidad que consumen.

Además, cuenta con vagones que incorporan paneles solares en el techo, fruto de su investigación con el Instituto Indio de Tecnología, que alimentan la iluminación y el aire acondicionado en los coches de pasajeros, reduciendo así el consumo de diésel. Otro adelanto en pro del medio ambiente son los coches que incorporan baños secos ecológicos, que no utilizan agua, con mecanismos para reciclar el agua de los lavabos, así como las medidas para la gestión de residuos.

Los planes son que para 2020 la capacidad de producción eléctrica de Indian Railways sea de un gigavatio (GW) mediante paneles solares. En el año en el año 2025 aumentaría a cinco GW y también se pro- ducirían 130 MW con energía eólica.

Infraestructuras y puentes

Entre los ambiciosos planes previstos en materia de infraestructuras destaca espe- cialmente la construcción del que será el puente ferroviario más alto del mundo y que se levantará sobre el río Chenab en Jammu y Cachemira.

El puente, de 1.315 metros de largo, conectará Baramulla y Jammu, en el estado del Himalaya con un viaje de seis horas y media, casi la mitad de tiempo que tarda un tren actualmente. Tiene un presupuesto de 1.100 millones de rupias (144,4 millones de euros) y está a cargo de Konkan Railway Corporation. Estará a 359 metros sobre el lecho del río, por lo que será 35 metros más alto que la Torre Eiffel.

Material rodante: Otra de las prioridades en India

La renovación de material rodante es otra de las prioridades que se destacan en el último plan de inversiones. Locomotoras, coches, vagones para el tráfico de mercancías, así como nuevo equipamiento para el creciente número de redes de metro en operación comercial hace que este segmento tenga un gran peso en los programas de modernización y en las inversiones.

Archivos

Categorias