Intermodalidad urbana: El futuro del transporte en las ciudades es digital

La transformación de los sistemas urbanos de transporte público, debido al emergente proceso de digitalización, trae consigo la constante incorporación de avances tecnológicos. Una época de cambios donde la I+D cobra especial relevancia para dar solución a retos como la integración de lAs distintAs REDES.

La población mundial sigue en aumento a un ritmo de 74 millones de personas por año, según indica la Organización de las Naciones Unidas. En 2050 se alcanzarán los 9.000 millones de habitantes. Si bien, este crecimiento no es homogéneo, la concentración se presenta, en más de dos tercios del total, en grandes y medianas ciudades y en sus áreas periféricas.

Esta característica hace más necesario que nunca, contar con unos sistemas de transporte público rápidos, accesibles, seguros y cómodos frente al coche privado.

El objetivo, atenuar la congestión del tráfico y la contaminación, además de contribuir a la sostenibilidad del planeta.

Las cifras indican cómo aumenta el empleo de diferentes modos de transporte. En metro, por ejemplo, 168 millones de pasajeros lo usan al día en 182 ciudades de 56 países en el mundo, según datos de la Unión Internacional del Transporte Público (UITP). Además, existen en el mundo más de 10.000 estaciones ferroviarias y la tendencia es integrar en espacios públicos distintos modos de transporte en el centro neurálgico de las grandes urbes. Por tanto, la movilidad en las ciudades y su entorno requiere actuaciones que se adelanten al crecimiento de los diferentes sistemas de transporte público de forma sostenible y a la optimización de la intermodalidad, un aspecto donde las nuevas tecnologías pueden favorecer la correcta toma de decisiones.

En este panorama de cambio, donde cada vez los habitantes son más numerosos y, a su vez, más exigentes, el impacto de estas tecnologías presenta un gran reto en materia de movilidad. En un mundo hiperconectado, la transformación digital (Big Data, IoT, analítica, cloud, etc.) representa también una gran oportunidad de prestar mayores y mejores servicios.

Digitalización urbana

Uno de los pilares básicos para alcanzar un nuevo modelo de ciudad sostenible e integrada es la movilidad. La utilización de distintos medios de transporte (autobuses, metro, cercanías) por parte de los viajeros sigue en alza, y hace necesario un proceso constante de mejora por parte los operadores y las autoridades del transporte para potenciar una red lo más unificada y avanzada posible.

En este apartado, cobran cada día más relevancia los centros intermodales donde se canalizan los diferentes sistemas en puntos estratégicos de la ciudad. La tecnología y la inteligencia de datos son aquí esenciales, ya que ayudan de forma muy eficiente a elaborar mapas de las modalidades y necesidades de viaje. Asimismo, permiten interactuar con los ciudadanos y mejorar la calidad y la experiencia de su viaje (conectividad, información en tiempo real, etc.).

El universo digital proporciona un amplio abanico de soluciones que abren el camino hacia una nueva etapa llena de ventajas desde numerosos puntos de vista: diseño, infraestructura, gestión, operación, seguridad y servicios al usuario (información directa, confort en la espera). La revolución digital llega a todos los ámbitos de la movilidad urbana y tiene una especial relevancia en la intermodalidad donde el empleo de los avances tecnológicos repercute de forma muy positiva y pueden conseguir un viaje “puerta a puerta” cómodo, seguro y personalizado.