red ferroviaria-Iran-Jean-Marc Frybourg

Irán quiere duplicar su red ferroviaria hasta el año 2021

El objetivo de las inversiones en infraestructuras ferroviarias es realzar la geoestratégico ubicación de Irán como ruta de tránsito y hacer del país un centro logístico de referencia. 

La República Islámica de Irán es una zona geográfica clave para las comunicaciones con Europa, Oriente Medio y Asia Occidental. Este país, el decimoctavo más extenso del mundo, tiene 1.648.195 km2 y se divide en 30 provincias. En la actualidad tiene 79 millones de habitantes, lo que  convierten a este estado en el decimoséptimo más poblado del mundo, con crecientes necesidades de transporte urbano. Además, ocupa el puesto 27 entre las economías mundiales.

Su posición estratégica ha hecho que tenga un peso histórico muy representativo en las rutas de conexión y tránsito entre continentes. El país tiene fronteras terrestres y marítimas con 15 estados (con línea costera con el Mar Caspio, el Golfo Pérsico, el mar de Omán) y gran proximidad con el Estrecho de Ormuz, por donde pasa casi el 20% del petróleo, por lo que es un punto estratégico muy importante para el comercio internacional, y el océano Índico. Una combinación que hace de Irán una ruta de tránsito logístico esencial. De ahí que en los últimos años se hayan intensificado los planes de inversión para conseguir unas potentes redes ferroviarias y aeroportuarias. En la actualidad, el mayor peso del transporte por tren está en el ámbito de las mercancías, especial- mente en las conexiones de norte a sur.

Área de paso estratégica

Precisamente, uno de los ejes que más se quiere impulsar es el que une Irán con Kazajistán y Turkmenistán, ya que, una vez a pleno rendimiento, situaría al país como área estratégica del Caspio-Este. En materia de pasajeros, las dos rutas más importantes son las que conectan Teherán con las ciudades de Isfahán y Mashhad.

Desde agosto de 2013, arranca una etapa marcada por el deseo de impulsar a sectores de especial relevancia, entre los que se encuentra el ferrocarril. Este medio de trans- porte cobra un papel muy destacado entre los “Proyectos de Inversión Prioritaria” del “Sexto Plan Quin- quenal 2016-2021” aprobado por el Gobierno iraní. El objetivo, realzar la geoestratégica ubicación del país como ruta de tránsito, hacer de Irán un centro logístico de referencia y promover una mejor integración de las comunidades iraníes, asiática occidental e internacional entre sí.

La red ferroviaria iraní tiene 13.600 kilómetros, de los que 1.426 son de doble vía, mientras que electrificados existen en torno a 150, según datos del Ministerio de Ca- rreteras y Desarrollo Urbano. Se transportan al año 35 millones de toneladas de mercancías y se registran 27 millones de pasajeros, que representan el 8 y el 6% del total, respectivamente.

Si bien, estas cifras quieren mejorarse para alcanzar, en el horizonte del año 2025, los 20.000 kilómetros de red. La idea es modernizar las vetustas conexiones actuales, duplicar muchos de los recorridos, así como construir nuevas líneas y dar mayor prota- gonismo al transporte metropolitano con la apertura de numero- sas redes de metro.

Estructura del sector ferroviario

El organismo del Gobierno a cargo de los ferrocarriles es la RAI: Islamic Republic of Iran Railways. La RAI pertenece al Ministerio de Carreteras y Desarrollo Urbano (MRUD, por sus siglas en inglés). A su vez, posee dos grandes subsidiarias. La primera de ellas, Railway Transportation Company gestiona y coordina el transporte de mercancías. La segunda, Zarand Company, tiene a su cargo el sistema de vías, tanto para el transporte de pasajeros como de mercancías.

En el año 1996 nace la mayor opera- dora de transporte de pasajeros de todo el país, que lo sigue siendo en la actualidad “Raja Passenger Trains Company”. Sus servicios incluyen, además, las rutas internacionales con Damasco y Estambul.

En los últimos años, el papel del sector privado ha ido creciendo, ya que los ferrocarriles iraníes le han ido delegando áreas y funciones. De esta forma, han ganado prota- gonismo tanto en la propiedad del material rodante y la operación de servicios, como en la participación en la financiación, tareas de mantenimiento de la red y licitaciones de proyectos de desarrollo y planes de infraestructura. En estos momentos hay un número representativo de empresas del Gobierno, público-privadas y privadas que operan en el sector y tienen un papel activo.

Mercancías

En el transporte de mercancías, las más relevantes son: Rail Tarabar Tous,Foulad Rai Jonoub,MCPars, Samand Rail,Touka Rail, Gohar Ta- rabar Sirjan, Tajarob Koushesh Se- pahan, Bana Gostar Karaneh, Rah Ahan Homl o Naghl( perteneciente a RAI) y Rail Tarabar Fajr. En cuanto a los planes de construcción de nuevos kilómetros ferroviarios, dependen directamente del Ministerio de Carreteras y Desarrollo Urbano del Gobierno iraní.

Tres de sus subsidiarias son las en- cargadas de la puesta en marcha y ejecución de los proyectos: Los ferrocarriles iraníes (RAI) y las compañías Iran Rail Transport Company (IRTC), que se encarga de las redes de metro, y Construction and Development Transportation Infrastructure Company (CDTIC). El Gobierno tiene previsto destinar 40.000 millones de euros a infraestructuras de transporte terrestre y aéreo en los próximos cuatro años.

Ferrocarril: clave hasta 2021

Esta partida se recoge en el “Sexto Plan Quinquenal 2016-2021” donde el ferrocarril es uno de los pilares en materia de transporte. Más de 100 proyectos punteros se incluyen en este extenso programa y, como centro de muchas de estas iniciativas, el tren en todos sus ámbitos (ramales internacionales, mercancías, metro, electrificación y modernización de líneas, etc.). Por este motivo, del presupuesto global, una importante cantidad, en torno a 23.000 millones de euros, será para relanzar el sector y modernizar toda la red. De los 1.000 kilómetros previstos, parte de ellos serán de alta velocidad, con velocidades que podrían alcanzar hasta los 250 km/h.

El vice ministro de Carreteras y Desarrollo Urbano, Saeid Mohammadzadeh, ha señalado recientemente que el objetivo de estas inversiones es incrementar el tráfico de pasajeros hasta al menos el 18%, mientras que el de mercancías crecerá en torno al 30% tras la finalización de este programa de actuaciones. En este avance hacia nuevas y modernas infraestructuras de transporte, se considera muy necesario prestar atención especial a la participación y atracción de la inversión del sector privado.

“Los planes de transporte en Irán abren oportunidades de negocio a las empresas del sector ferroviario”

En la industria ferroviaria de Irán existen grandes posibilidades de cooperación, especialmente en proyectos como las líneas de alta velocidad entre las grandes ciudades; la electrificación de redes, la fabricación de carriles; el suministro de equipos, vagones, material rodante y locomotoras. Además, de la asistencia en aspectos técnicos como la supervisión electrónica, la instalación de Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS, por sus siglas en inglés) o la señalización y comunicaciones.

Colaboración en infraestructuras

En septiembre de 2015, una delegación empresarial española, coordinada por el Ministerio de Fomento, se desplazaba en un viaje oficial a Irán. En esta ronda de encuentros, se quiso poner de manifiesto la intención de colaborar en el plan de infraestructuras previsto hasta el año 2021 en el llamado “Dorado persa”, por sus grandes programas de desarrollo.

En esta visita iban acompañados de representantes de más de 40 firmas españolas de varios sectores como el de infraestructuras. Los responsables de Fomento se reunieron entonces con el ministro de Carreteras y Desarrollo Urbano, Abbas Ahmad Akhoundi, a quien ofrecieron la contrastada experiencia de las empresas de construcción y transportes españolas.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn