La actividad económica e industrial global pausada para hacer frente al COVID-19

Estimados amigos,

Atravesamos un momento de completa excepcionalidad en el mundo. En esta inédita situación, la sociedad, y por ende también el sector ferroviario, ha visto cómo el normal funcionamiento de la actividad económica e industrial global se ha pausado para hacer frente al COVID-19.

Ante la dimensión de esta pandemia, todas las empresas socias habéis respondido con contundencia y rapidez para proteger a vuestros profesionales y para ayudar a cubrir las peticiones de material de protección y equipamiento diverso para el personal sanitario. La firmeza de vuestra actitud es una característica de un sector muy comprometido con el entorno en el que trabaja y con gran capacidad de respuesta. Desde Mafex os expresamos nuestro profundo agradecimiento por el papel desempeñado y la solidaridad de vuestra colaboración.

Una vez superado el contexto sanitario actual, será muy importante dar respuesta a los retos de la nueva coyuntura económica. Ante un cambio de escenario como el actual, se hace más necesaria que nunca la unión y el trabajo conjunto. Desde Mafex, conscientes de la importancia de nuestro papel representativo y de defensa de los intereses comunes, comenzamos a trabajar desde el primer momento en una nota de medidas concretas para la industria ferroviaria española.

Creemos necesario un soporte específico a un sector con una fuerte presencia en el exterior. Se debe fomentar el restablecimiento de la actividad económica y el empleo así como continuar con el impulso como la I+D. Además, es indispensable rediseñar la estrategia de internacionalización, con la creación de instrumentos financieros de soporte y promoción de la competitividad de nuestras empresas. Este objetivo hace necesaria una estrecha colaboración de todos los organismos públicos involucrados (Ministerios de Economía, Hacienda. Exteriores, ICO, etc.) y la industria, por lo que desde Mafex nos hemos puesto a su entera disposición.

Por todo ello, hemos solicitado la adopción inmediata de iniciativas que alivien la paralización de la actividad empresarial e industrial. Asimismo, instamos a la puesta en marcha de políticas que permitan, de una manera sostenida y planificada en el tiempo, favorecer el funcionamiento de las compañías del sector, y por tanto el empleo. Todo ello partiendo de una política de conservación o incremento de la inversión en transporte y movilidad ferroviaria. Sólo así conseguiremos que el ferrocarril retome el camino emprendido y por el cual está llamado a ser el eje vertebrador de la movilidad sostenible, segura y conectada del futuro.

En los próximos años, las administraciones seguirán apostando por este medio por sus numerosas ventajas medioambientales y eficiencia. Prueba de ello es la reciente propuesta de la Comisión Europea para él 2021 como “Año del Ferrocarril” con el propósito de contribuir a la consecución de los objetivos del Pacto Verde Europeo en el ámbito del transporte. En este contexto de crecimiento a medio plazo, es importante recordar que contamos con un sector con una gran trayectoria internacional. Nuestro tejido empresarial está muy afianzado en los cinco continentes y goza de gran confianza por sus numerosos avances tecnológicos, su know-how e involucración en cada proyecto. Todos estos elementos servirán de base para retomar la actividad productiva con ímpetu y esfuerzo en un horizonte cercano.

Trabajemos juntos para dibujar esa vía que nos transporte hacia un futuro lleno de esperanza.