281-A4-cover-sized-_HS2_EXTERIOR_DESIGN_007f_cam10_A4-size

La Alta Velocidad se completa en UK con el proyecto HS2

Con un presupuesto de 58.000 millones de euros, HS2 es el mayor proyecto de construcción de infraestructuras de Europa. 

Tras la puesta en servicio de la primera linea de Alta velocidad, Reino Unido avanza con el desarrollo de la segunda línea, High Speed Two, cuya primera fase discurrirá entre Londres Euston y la futura nueva estación de la calle Curzon, en Birmingham, mientras que en la fase dos se crearán dos ramales: un tramo Oeste a Manchester Picadilly y un tramo Este a la futura nueva estación Leeds New Lane. Además, pasará por el centro de transportes East Midlands Derby, Nottingham y Leicester y el intercambiador de Meadowhall (que dará cobertura a Sheffield).

Ciudades como York, Newcastle, Liverpool, Crewe, Glasgow, Edimburgo, Preston y Carlisle se conectarán a la red por medio de trenes HS2 que circularán por la red convencional. También se está debatiendo la posibilidad de extender a linea a Newcastle y al centro de Escocia.

Los trenes de alta velocidad reducirán el tiempo y las distancias entre Londres y la región de East Midlands en la que será una de las obras más importantes que acometerá en los próximos años el gobierno británico.

La construcción de esta nueva red de Alta Velocidad dará comienzo el próximo año y tendrá una longitud de 555 kilómetros. El coste total del proyecto ascenderá a más 40.000  millones de € en infraestructura además de, entre otras partidas, más 8.900 millones de € en material rodante.

El objetivo es que los primeros trenes puedan circular a partir de 2026. La primera fase del macroproyecto está valorada entre 7.100 y 11.800 millones de libras (entre unos 9.000 y 15.000 millones de euros).

Los primeros contratos están previstos que se adjudiquen a principios de 2017 y serán  7 lotes de trabajos civiles MCWC (Major Civil Works Contracts), que tendrán un importe de casi 1 billón de libras cada uno.

Orígenes ferroviarios

El ferrocarril es un medio de transporte de gran importancia en Reino Unido, tanto por su tradición histórica como por el volumen de pasajeros que transporta.

Desde que se inaugurara la primera línea ferroviaria del mundo a comienzos del siglo XIX, el sistema de ferrocarril británico ha experimentado un crecimiento continuo hasta el día de hoy. Actualmente, la red cuenta con más de 16.000 kilómetros de vía y más de 2.500 estaciones en todo el país.

La red de tren británica encuentra su mayor densidad en la región del sureste de Inglaterra, debido en gran medida a la influencia de la capital, Londres. De los 19.000 servicios de pasajeros operados a diario (más de 3.15 millones de personas al día) cerca del 75% comienza o finaliza en la metrópoli.

Sin embargo, a pesar de los crecientes niveles de inversión en infraestructura, Reino Unido cuenta con una limitada red de alta velocidad, especialmente si se compara con otros países de la Unión Europea como Francia y España.

Gran reducción de los tiempos

La primera fase del proyecto HS2 tendrá una longitud de 225 kilómetros que separan Londres y Birmingham. 127 de éstos kilómetros discurrirán por túneles para minimizar el impacto medioambiental. La segunda parte, que estará finalizada en 2032, enlazará Birmingham con Leeds y Manchester.

Se estima una capacidad de transportar hasta 26.000 pasajeros cada hora. Además, gracias a la velocidad que espera alcanzar, de 360 kilómetros por horase reducirán considerablemente los tiempos de viaje entre las principales ciudades que conecta la línea para quedar reducidas, desde Londres, a:

-Birmingham en 45 min (actualmente 1 hora y media)

-Leeds en 1 hora y 30 minutos (actualmente 2 horas y 3 minutos)

-Manchester en 1 hora y 6 minutos (2 horas y 7 minutos actuales)

-Edimburgo en 2 horas y 9 minutos (4 horas y 23 minutos) .

- Glasgow en dos horas y 16 minutos (actualmente 4 horas y 10 minutos).

Beneficios

Dado que la mayor parte de los servicios ferroviarios de larga distancia en Reino Unido no superan los 200 km/h, que existen limitaciones significativas de velocidad y que siguen circulando antiguas locomotoras diesel en líneas como la East Coast Mainline o la Great Western Main Line, el proyecto HS2 marcará un antes y un después en las comunicaciones de la isla.

Se estima que la nueva red ferroviaria generará unos beneficios al entrar en funcionamiento de unos 56.400 millones de euros, además de ingresos por tarifas de hasta 40.800 millones de euros, en un periodo de 60 años.

El proyecto proporcionará enlaces de transporte vitales entre las ciudades y regiones de todo el Reino Unido.

Más del 50% de la ruta pasará a través de túneles, mientras que alrededor de 56,5 millas (91 kilómetros) serán parcial o totalmente ocultos para reducir el ruido y los efectos visuales en las comunidades vecinas.

De esta manera, High Speed 2 será una línea que permitirá ofrecer una capacidad ferroviaria enormemente mejorada y así se optimizará la conectividad entre las grandes zonas urbanas de Gran Bretaña, facilitando las bases para un crecimiento económico sostenible en un momento en el que se apuesta por el ferrocarril de Alta Velocidad como el medio de transporte del futuro .

La red ferroviaria incluirá funciones innovadoras como las de doble vía y ancho estándar.

HS2 cambiará las expectativas del usuario respecto al servicio, la fiabilidad y la conectividad mediante diseños inteligentes en las estaciones que permitan una movilidad sencilla y rápida. En 2020 habrá 400 millones de trayectos anuales.

El gobierno cree, por tanto, que el tren de Alta Velocidad permitiría liberar la saturada red de cercanías y regionales, absorber anualmente 5,4 millones de pasajeros de avión y 9,8 millones de viajes por carretera, situar a dos tercios de la población del norte de Inglaterra a menos de dos horas de Londres y ofrecer nuevas opciones de conexión con el aeropuerto de Heathrow y con Europa, a través de la HS1 que transcurre por el Túnel de la Mancha (trenes Eurostar) con destino París.

Paso a paso del proyecto

La ruta propuesta de la Fase Uno para la sección Londres-Birmingham fue publicada en enero de 2012.

La Fase Uno es una ruta en el noroeste entre Londres Euston y WCML, justo al norte de Lichfield en Staffordshire, sirviendo al noroeste de Inglaterra y Escocia. Asimismo, habrá un ramal que terminará en la nueva estación de Birmingham Curzon Street.

Desde hace varios años, se han considerado varias propuestas para la construcción de un ramal que conecte la ruta HS2 con el aeropuerto de Heathrow.

Mientras que en la oposición, el Partido Conservador destacó en 2009 el plan para construir una línea de Alta Velocidad que conectara Londres con Birmingham, Leeds y Manchester, con conexiones a las ciudades en la línea principal de Great Western (Bristol y Cardiff) y a largo plazo con el objetivo de conectar con Escocia. También expresó su apoyo a un plan presentado por la empresa de ingeniería Arup para un nuevo Hub o Núcleo en Heathrow que incluiría un enlace que conecta el aeropuerto de Heathrow con la nueva ruta de Alta Velocidad y el túnel del Canal, con posibilidad de conexiones a destinos de Europa. Arup, en un primer momento, había sugerido en el Heathrow Hub Arup Sumission for HS2 que un sitio de 80 hectáreas (200 acres) en la parte Thorney de Iver, al noreste de la intersección de la M25 y M4, podría albergar una estación de ferrocarril de 12 o más plataformas, así como una estación de autocares y autobuses y una sexta terminal del aeropuerto. Según esta propuesta, la línea de Alta Velocidad sería entonces una ruta diferente a Birmingham, paralela a las autopistas y vías férreas existentes como la HS1 en Kent.

En cuanto a la Fase Dos, se crearán dos ramales en Birmingham hacia el norte, a cada lado de los Apeninos, creando una red en forma de “Y”. La Fase Dos se divide en dos sub-fases, la 2A y 2B. La 2A es la sección de Lichfield a Crewe en la sección occidental de la “Y” y la fase 2B el resto de la Fase Dos.

Sección occidental: Esta sección de la ruta “Y” se extiende al norte de Lichfield con conexión a la WCML en dirección norte, en Bamfurlong al sur de Wigan, y proveyendo servicio a Escocia, con un ramal a la estación de Manchester Piccadilly ya existente.

Sección oriental: Esta sección se encuentra en Coleshill, al este de Birmingham, y tiene dirección hacia el norte, York, proveyendo servicio al noroeste de Inglaterra y Escocia. La línea de Birmingham hacia el norte incluirá el Midlands East Hub, situado en Toton, entre Derby y Nottingham.

Tras realizarse una serie de cambios y modificaciones en la ruta HS2  en  South Yorkshire, los trenes no pasarán a través de Meadowhall y utilizarán la línea existente a través de Sheffield Chesterfield. Existen propuestas acerca de una nueva estación de South Yorkshire Hub. Sin embargo, en los planes actuales no hay propuestas firmes pero durante los cambios anunciados se han presentado planes sobre un futuro núcleo cerca  de Thrunscoe, Rotherham o Dearne Valley.

Además, se baraja la posibilidad, de siguiente fases entre Escocia, Newcastle y Liverpool. En Escocia, las empresas y organizaciones gubernamentales, incluyendo Network Rail, CBI Escocia y Transporte Escocia (la agencia de transporte del Gobierno de Escocia) formaron el Grupo de Cooperación Escocés por la Alta Velocidad en junio de 2011 para hacer campaña por la extensión del proyecto HS2 hacia el norte de Edimburgo y Glasgow. Se publicó un estudio en diciembre de 2011, que describe un caso para extender el tren de Alta Velocidad a Escocia, que propone una ruta al norte de Manchester a Edimburgo y Glasgow, así como una extensión de Newcastle. En la actualidad, no existen propuestas para extender líneas de Alta Velocidad al norte de Leeds, Manchester o Liverpool, aunque los trenes de Alta Velocidad serán capaces de acceder a algunos destinos fuera de las líneas de Alta Velocidad utilizando la infraestructura existente.

Diseño de estaciones

El diseño de las estaciones ocupa una parte importante del proyecto HS2 y se espera que próximamente se liciten más obras.

Las empresas británicas Arup y de Grimshaw han diseñado la nueva estación de Euston que incluye 11 nuevas plataformas de Alta Velocidad que se sitúan por debajo del nivel de la calle, que proporcionarán servicios ferroviarios de Alta Velocidad entre Londres y las Midlands y el Norte. La bóveda de la estación albergará las nuevas plataformas que se construirán en dos etapas como parte de un enfoque por fases para que los servicios existentes puedan seguir operando y ocasionar menos interrupciones para los pasajeros.

La estación de 25.260 m2 se afrontó con una nueva fachada de cristal de 38 metros y una de las tres nuevas entradas transformarán la estación en un espacio con tiendas, restaurantes y cafés.

En cuanto a la estación Old Oak Common, la empresa Parsons Brinckerhoff llevará a cabo un estudio de fase temprana para investigar el realineamiento de las vías existentes para la construcción de una nueva estación como parte del plan para permitir el fácil intercambio entre HS2, Crossrail y la línea principal de Great Western, así como con Heathrow Express y otros medios de transporte público local. Las obras de reordenamiento y nueva estación implicarían múltiples etapas de construcción para asegurar que los trabajos no interfieran en el buen funcionamiento de la red de transporte.

Old Oak Common se va a convertir en un centro clave que conecta Londres con el resto del Reino Unido. Posicionado a medio camino entre Heathrow y el centro de Londres, la estación podrá tener más de 250.000 pasajeros al día y, además, aportará una nueva regeneración de la zona.

Otra de las estaciones más importantes es el intercambiador de Birmingham, que fue inaugurada en el 2015. El nuevo intercambiador de transportes de Birmingham, obra del estudio británico AZPML, busca convertirse en un nuevo icono arquitectónico de la ciudad inglesa. Las geometrías fluidas del movimiento y la distorsión producida por la velocidad del ferrocarril sirven como inspiración y punto de partida del proyecto. El objetivo del diseño es reestablecer la relación entre la forma y la función de la antigua estación de trenes, mediante la nueva fachada y la reorganización interna del edificio. Al exterior, una piel reflectante de acero inoxidable envuelve al conjunto. En el interior se encuentra un gran atrio con una bóveda cubierta con placas de EFTE.

La estación terminal HS2 en Curzon Street, en Birmingham, será una de las nuevas estaciones más grandes que se hayan construido en Gran Bretaña en los últimos 100 años. Se estima que unos 25.000 pasajeros psarán por ella cada día en 2026. Esto aumentará a 66.000 en el año 2041, seis años después de la finalización de las dos fases de HS2. La estación no sólo ofrecerá una reducción significativa del tiempo de viaje a otras estaciones de la red de alta velocidad, sino que proporcionará una conexión a numerosos servicios locales y nacionales en el cercano Moor Street, New Street y las estaciones de Snow Hill. La entrada principal da acceso directo  a la calle Queensway Moor y a la cercana estación de Moor Street, el centro de la ciudad y los servicios de autobuses locales. Una segunda entrada se propone en New Canal Street  para proporcionar tanto el acceso peatonal a la localidad inmediata y al este, y también para proporcionar el acceso de vehículos a la estación.

Adjudicaciones

En abril de 2012, HS2 adjudicó contratos a Mott Macdonald, Atkins, Capita Ineco JV y Arup para el diseño de los distintos segmentos a lo largo de la línea de Alta Velocidad.

High Speed Two Limited, la compañía gubernamental responsable del desarrollo y promoción de la nueva red de alta velocidad en Reino Unido, ha adjudicado el contrato EDP (Engineering Delivery Partner) de la fase Uno del proyecto al consorcio integrado por CH2M, Atkins y la empresa española Sener. Este consorcio se encargará, junto con HS2, de asegurar el diseño, construcción y puesta en marcha de la nueva línea de Alta Velocidad Londres-Birmingham. El contrato, cuya duración prevista es de 10 años, comprende la asistencia en la preparación de la contratación de los principales paquetes de obra civil, además de las estaciones y sistemas ferroviarios, así como en la supervisión, coordinación y dirección de la ingeniería de proyecto, de construcción y de puesta en servicio.

Sener colaborará así con HS2 en la preparación de la licitación de los grandes contratos de obra civil que supondrá el proyecto de la línea Londres-Birmingham y a los que aspiran las grandes constructoras españolas.

Ya se han configurado los consorcios candidatos a los principales contratos y en cuatro de ellos hay presencia española a través de ACS, Ferrovial, FCC y Acciona, unidas a diversas compañías locales.

Según los términos del proyecto, la construcción de esta fase de la línea, de 225 kilómetros de longitud, se dividirá en siete tramos. Cada una de las compañías interesadas en lograr obras de este AV ha podido pujar por entre uno y cuatro de ellos.

HS2 Ltd seleccionó el pasado 11 de noviembre a nueve equipos contratantes para trabajos de ingeniería civil entre Londres y Birmingham por un valor de 11.8bn £. Siete contratos de ingeniería civil que cubren las 140 millas de Londres a Birmingham se espera que sean firmados en 2017 y los trabajos comenzarán un año más tarde  Entre las empresas españolas se encuentra el consorcio Fusion, formado por la filial de Ferrovial Agroman, Morgan Sindall y BAM Nuttall,que ha sido seleccionado para los trabajos previos de construcción del tramo central de la línea de alta velocidad que unirá Londres y Birmingham. El proyecto, cuyo importe se sitúa en unos trescientos millones de libras, afecta a la sección central de la línea, cien kilómetros de los 225 de longitud total con que cuenta. El tramo arranca al norte de la estación de Euston, situada en las afueras de Londres, y llega hasta el Aeropuerto de Birmingham. Los trabajos que afrontará Ferrovial Agroman incluyen desvíos de acometida de servicios, informes ecológicos y ambientales, trabajos arqueológicos, adecuación de terreno, pasos de agua y fauna, reubicación de carreteras, drenajes y refuerzos estructurales, entre otros. los trabajaos darán comienzo a principios de 2017.

La compañía está actualmente pendiente del contrato de obras de ejecución del primer tramo de la línea propiamente dicha, un proyecto que está previsto se adjudique antes de que concluya el año y por el que también compiten ACS, FCC y Acciona. FCC se alió con las británicas Murphy y Laing O’Rourke, mientras que Ferrovial lo hizo con las también británicas Bam Nuttal y Morgan Sindall, y Dragados (ACS) con su participada alemana Hochtief y la británica Galiford Try. Inicialmente, está previsto que se adjudiquen tres contratos de 900 millones de libras (1.277 millones de euros). Posteriormente, será el turno de otros siete contratos de entre 700 y 1.100 millones de libras (entre 994 y 1.561 millones de euros).

La mayoría de las empresas que participan en el concurso ha optado por tres o cuatro lotes de trabajo, salvo Acciona y Bechtel (que acude en solitario) que pujan por uno sólo.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn