viernes, 14 diciembre, 2018
Línea 4: Una gran obra de ingeniería

unto con la L3, otro de los principales proyectos para completar la moderna red de metro de Lima y Callao es la futura Línea 4. Los primeros pasos se remontan unos años atrás. El 9 de mayo de 2012 el director de Promoción de Inversiones de ProInversión (el organismo estatal encargado de promover y organizar las concesiones en infraestructura), Héctor René Rodríguez, anunció que el ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) decidió que se construyera también la Línea 4 del metro, al mismo tiempo y en forma paralela a la ejecución de la Línea 2.

Conexiones

La L4 conectará el este con el oeste de la ciudad. En concreto, desde el Distrito de La Molina hasta el de Ventanilla, y pasará, además, por el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. El siguiente paso se da en marzo de 2014, cuando se adjudica el primer tramo de este ramal de la L4, junto a la totalidad de la Línea 2. Es decir, se incluía en el mismo plan de ejecución de la L2. El consorcio seleccionado fue “Metro de Lima Línea 2”, formado por Odebrecht, Graña y Montero, Construtora Andrade Gutierrez, Queiroz Galva y dos empresas españolas, ACS (a través de su filial Iridium) y FCC (a través de Vialia Concesiones), siendo Metro Madrid asesor técnico del proyecto.

A su vez, este consorcio confió en TYPSA para realiza el diseño constructivo del tramo de la Línea 2, entre la Estación Benavides hasta el puerto de Callao, y de la totalidad del Ramal de la L4. En estos tramos, la compañía se encarga del diseño de todos los elementos que componen el sistema y de las obras accesorias necesarias, que suponen 14 kilómetros subterráneos, con tuneladora, y 14 estaciones excavadas mediante el sistema de cut&cover.

La construcción y operación por 35 años de la Línea 2 y el ramal al aeropuerto de la L4 es una gran obra de infraestructura que cuenta con un presupuesto de 3.800 millones de euros. Su relevancia ha hecho que se haya convertido en una de los mayores proyectos de ingeniería de Latinoamérica. La L2 tendrá 27 kilómetros soterrados y 27 estaciones, mientras que la conexión Av. Faucett-Av. Gambetta de la L4 será de ocho kilómetros, también subterráneos, y ocho estaciones; una de ellas, la correspondiente a la conexión con el aeropuerto.

La importancia de este proyecto reside, además, en que será el primer transporte masivo subterráneo y totalmente automático del Perú. Se estima que la L2 y el Ramal de la L4 del Metro de Lima y Callao tendrá unos 660.000 pasajeros al día y beneficiará a 2,5 millones de personas, especialmente a los residentes de los siguientes 10 distritos: Ate, Santa Anita, El Agustino, San Luis, La Victoria, Cercado, Breña, Bellavista, Carmen de la Legua y El Callao. Además, estarán conectados a la actual L1 y a futuras líneas (L3, L4 y L6). Respecto al desarrollo del resto de la L4, en 2014 Proinversión convocó un concurso público para contratar al consultor que se encargara de realizar los estudios de pre-inversión.

Consultoría

Posteriormente, el 15 de abril de 2015 se suscribió el contrato de consultoría del Consorcio L4L. Esta U.T.E. está formada por Euroestudios S.L., Geocontrol Andina S.A.C., Geocontrol S.A., TEC-Cuatro S.A.-Sucursal Perú, Consultoría Kapak S.A., Logit Engenharia Consultiva Ltda. y Qursor S.A.C. El trabajo se dividió en tres etapas. La primera de ellas, los “Estudios de Preinversión a nivel de Perfil”, donde se analizaron once posibles alternativas de trazado para seleccionar la más indicadas.

Finalmente, este ramal tendrá unos 28 kilómetros de longitud y discurrirá en subterráneo desde el final del tramo de la Línea 4 (ya concesionado), que está entre Av. Gambetta y Av. Faucett, hasta la zona este de la ciudad a través del corredor de la avenida Javier Prado.

En segundo lugar, el consorcio se hace cargo de los “Estudios de Preinversión a nivel de Factibilidad”, donde se evalúa la ruta elegida desde el punto de vista funcional, socioeconómico, financiero, y me-dioambiental, con el fin de conocer la viabilidad del proyecto. Tal como indican los adjudicatarios “En esta etapa se analizan con más detalle todas las obras subterráneas del trazado: túnel (con tuneladora, métodos convencionales o al abrigo de pantallas), estaciones (entre pantallas o en grandes cavernas) y pozos de acceso a estaciones o para ven

 

Archivos

Categorias