MaaS: Un nuevo concepto de movilidad intermodal puerta a puerta con el usuario protagonista

UNO DE LOS RETOS ASOCIADOS A LA TRANSFORMACIÓN DE LAS GRANDES CIUDADES ES LA NECESIDAD DE PROPORCIONAR A LA CIUDADANÍA UNA RED DE TRANSPORTE INTEGRAL Y EFICIENTE CON LA QUE PUEDA ALCANZAR CUALQUIER PUNTO DE LA FORMA QUE MÁS ENCAJE CON SUS PREFERENCIAS.

El crecimiento de las ciudades y su expansión hacia zonas periféricas es una de las características de los grandes núcleos urbanos actuales. Según define la OECD (Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo) estamos en “el siglo de las metrópolis”, donde se registra una  proliferación de mega ciudades que demanda mayores recursos e infraestructuras.

Uno de los retos asociados a esta transformación es la necesidad de proporcionar a la ciudadanía una red de transporte integral y eficiente con la que pueda alcanzar cualquier punto de la forma que más encaje con sus preferencias.

Nuevos desplazamientos

Esta propuesta debe responder, además, a los nuevos hábitos en los desplazamientos, ya que la forma en la que se mueve la ciudadanía está en constante evolución.

Las tendencias en el consumo individual también llegan a la movilidad. Por una parte, cada vez predomina más el uso de los vehículos autónomos alquilados (automóviles, motos, bicicletas y patinetes eléctricos) y los viajes compartidos. Por otra, se registra un incremento de redes conectadas entre sí para optimizar los trayectos; además, hay una mayor concienciación medioambiental por parte del viajero, un hecho que le lleva a apostar por modos más respetuosos con la naturaleza y con menos emisiones de C02.

Todo ello hace que se fomente una movilidad sostenible e inclusiva en la sociedad. En este cambio de paradigma, la llegada de la tecnología y sus diferentes aplicaciones ha sido primordial. El aumento por parte de los ciudadanos de los dispositivos digitales abre una vía de comunicación nueva y permite a los operadores y empresas ampliar los servicios ofrecidos a los viajeros con una mayor flexibilidad.

La transformación digital y la servitización son globales e impactan en numerosos sectores, incluido el transporte. De ahí nace un nuevo concepto denominado “Movilidad como Servicio” (MaaS), donde el pasajero hace uso del transporte contratándolo on line, por Internet, desde un teléfono móvil y sólo con un clic.

Cambio de hábitos en movilidad

Se ha pasado del hábito de compra de un automóvil para uso individual a pagar por un servicio en concreto en función del recorrido y los tipos de medios que se empleen (metro, autobús, cercanías, flotas de vehículos privadas o mixtas, etc.) o los diferentes gastos asociados si es un trayecto compartido con otro particular (gasolina, seguro, electricidad, etc.).

Una de las grandes ventajas para el usuario es que tiene la  posibilidad de alquilar el número de plazas concreto que necesite, en vez de un coche completo, y de optar por el vehículo que más le convenga en función del trayecto (bicicleta, motocicleta, automóvil eléctrico, etc.). Además, se impulsa la intermodalidad, ya que gran parte de sus recorridos puede hacerlos en transporte público (cercanías, metro, autobús) y complementar un trayecto más corto con otro tipo de red pública o privada.

¿Por qué es tan innovador?

En MaaS se combinan varias ideas clave: movilidad eléctrica, vehículos conectados,  información en tiempo real, así como gestión de trayectos y pago por dispositivos móviles gracias a aplicaciones digitales.

Todo ello hace que MaaS sea tan innovador, ya que se acaba con el modelo más tradicional de los viajes, centrado en la venta del producto (vehículo) para uso propio, y se camina hacia nuevas formas de entender el transporte, más asociado a la “servitización”, que puede definirse como el tránsito de la adquisición de bienes, como vehículos particulares,  a la de usuarios de servicios.

De ahí que aumenten las preferencias por la movilidad compartida,  (carsharing, motosharing, bikesharing, carpooling, etc.) y su combinación con las redes de transporte público.

Toda esta transformación conlleva un cambio de paradigma en la manera  en que se distribuyen los servicios de transporte y también en los modelos comerciales.

Startups de base tecnológica

Surgen, así, un gran número de startups de base tecnológica en el mercado que deben complementarse con las redes de transporte urbano para crear un robusto sistema de transporte en las grandes ciudades.

En toda esta nueva gama de posibilidades, el ferrocarril desempeña un papel predominante. Sus numerosas ventajas medioambientales y de conectividad hacen que se perfile como el eje vertebrador de esta combinación de medios.

EL USUARIO, EN EL CENTRO DE LOS SERVICIOS

El concepto clave detrás de MaaS es que los usuarios se convierten en el centro de los servicios de transporte. En la actualidad, las aplicaciones móviles permiten proporcionarle soluciones de movilidad a medida basadas en sus necesidades individuales. La gran novedad es, que tiene un acceso muy fácil y cómodo al servicio de transporte más apropiado a su ruta, dentro del paquete de opciones de servicios que tiene a su disposición.

El gran potencial de este ecosistema es que los usuarios disponen de un servicio puerta-a-puerta sencillo, confiable, flexible y a buen precio que se ajuste a todos los estilos.

ITINERARIOS DIGITALES PERSONALIZADOS

El empleo de las nuevas tecnologías es uno de los puntos clave también en materia de movilidad. La posibilidad de integración de todos los servicios de transporte en una única plataforma abre un enorme abanico de nuevas posibilidades para el viajero. Ahora, on line y sin desplazamientos, se pueden hacer consultas y recibir sugerencias de las rutas multimodales más idóneas de acuerdo a las preferencias de cada persona, reduciendo las posibilidades de encontrarse con retrasos, congestión o problemas asociados a la validación de la compra de billetes.  Estas opciones han hecho que el “modelo MaaS” logre satisfacer al máximo las necesidades del usuario y que pueda personalizar su viaje.

AMPLIA OFERTA DE MOVILIDAD

La nueva forma de viajar de la ciudadanía ha evolucionado hacia una amplia oferta de movilidad para que se puedan desplazar de la forma más óptima, según sus necesidades.

En estos servicios se encuentra la posibilidad de combinar diferentes modos de transporte, que van desde los más tradicionales hasta los más modernos y que le dan la oportunidad de crearse un itinerario eficiente y más sostenible, donde el uso de su vehículo privado individual es cada vez menor.

El factor adicional es que toda esta oferta está “conectada” y disponible en cualquier dispositivo móvil del usuario, por lo que la facilidad de acceso a la información para planificar un viaje con antelación es mucho mayor.

Si bien, la irrupción de nuevas plataformas para viajes compartidos puede tener un impacto directo en la movilidad urbana.

Los operadores de transporte público, únicos hasta el momento, también evolucionan para digitalizar sus servicios, ampliar la atención al usuario y hacer frente a los nuevos competidores.

GRAN INTERCAMBIO SEGURO DE DATOS

El hecho de que el usuario disponga en su móvil, o a través de webs, de una amplia gama de opciones para planificar y cerrar su viaje es posible por el gran intercambio de datos previo. Un proceso efectivo, seguro y masivo en el que es especialmente importante la cooperación para generar y compartir conocimiento, agregar datos de terceros de forma eficiente y enlazar servicios de reservas, pasarela de pago, etc.). Ésta es la vía para crear nuevas oportunidades y ampliar las opciones de viaje al usuario final.

El reto ahora es conseguir una plena  coordinación entre los servicios de transporte público y el creciente número de proveedores privados de menor tamaño que ofrecen un servicio específico en esta cadena, además de reforzar todas las garantías de seguridad.

Cada operador suele tener su propia aplicación, con una interfaz separada y un mecanismo de pago, y cada servicio mantiene sus propias relaciones con los clientes. En este sentido, aspectos como la autenticación y la seguridad en cada API (Interfaz de Programación de Aplicaciones) son esenciales en cada uno de los proveedores.

 LAS TICS, LA BASE DEL CAMBIO

El modelo MaaS se caracteriza por su apoyo en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICS), que son las que ayudan a hacer realidad este nuevo modelo de movilidad y la articulación conjunta de los servicios por parte de los diferentes actores (empresas de renting de vehículos diversos, operadores de transporte, recarga de bonos y tarjetas, etc.)

El aumento del uso de las aplicaciones web y móviles impacta directamente en el transporte y propicia una ciudad cada vez más interconectada. La posibilidad de integrar todos los servicios de transporte en una única plataforma es un avance, que permite proporcionar una red de movilidad intermodal y sin interrupciones a los usuarios. El gran avance es que a través de una única interfaz, se  combinan funciones muy diversas como la planificación de un trayecto, la reserva del modo elegido, la emisión de tickets y el pago.

ECONOMÍA COLABORATIVA APLICADA AL TRANSPORTE

La movilidad como servicio también ayuda a impulsar una mayor economía colaborativa y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Los modelos cooperativos y la disponibilidad de redes de vehículos eléctricos contribuyen a reducir, por ejemplo, el parque móvil de coches privados en circulación, con las repercusiones positivas sobre las emisiones de C02 a la atmósfera.

Además, el hecho de disponer de varias alternativas para trayectos más cortos dentro del centro de la ciudad propicia que muchos de los habitantes de zonas periféricas opten por las líneas de cercanías o de metro como principal medio de desplazamiento. Se fomenta así el uso del ferrocarril, el modo menos contaminante y más respetuoso con el medio ambiente y se contribuye a la mejora de los espacios, la calidad del aire y el futuro sostenible.