metro nueva york

Transporte Urbano. Nueva York.

Nueva York y Nueva Jersey tienen la mayor cartera de proyectos de metro del país, al sumar conjuntamente planes por valor de 18.600 M$.

La demanda de transporte público por ferrocarril no hace más que crecer y está en el nivel más alto de las últimas cinco décadas, así como el interés de los ciudadanos por tener más opciones de transporte público, según reflejan numerosas encuestas. 

“El número de viajes en Amtrak ha pasado de 21 millones en el año 2000 a 31 millones en 2014, una subida de un 48%. En 1980 no había más que 18 agencias con servicio de ferrocarril de cercanías y en 2014 ya eran 28 las que ofrecían este servicio. Algo parecido sucede con el tren ligero: se ha pasado de 9 servicios en 1980 a 35 en 2014. Sin embargo, aunque las cifras de inversión han subido también, no lo han hecho al nivel de las necesidades presentes y, sobre todo, futuras.”, explican desde la Oficina Comercial de España en Chicago.

Nueva York y Nueva Jersey son los estados con mayor presupuesto debido al tamaño de sus sistemas urbanos y al fuerte incremento de población Los proyectos en marcha para la ampliación y renovación de sus metros requieren una inversión de aproximadamente 18.600 M$, siendo la Metropolitan Transportation Authority (MTA) de Nueva York la agencia con la mayor cartera de proyectos (16.500 M$). Las otras ciudades del país con proyectos de expansión más ambiciosos son Seattle ($9.000 M), Boston (6.200 M$),  San Diego (3.500 M)$ y Los Ángeles (3.366)M$.

“En el segmento de tranvías hay proyectos en marcha por valor de 674 M$ en ciudades como Washington DC, Tucson (Arizona), Detroit (Michigan), Atlanta (Georgia), Kansas City (Misuri) y Cincinnati (Ohio). En estas dos últimas ciudades, con tranvías suministrados por la empresa española CAF. En total hay más de 30 ciudades con proyectos en diferentes fases de planificación y grado de factibilidad”, contínúa María Jesús.

El tren ligero, por su parte, también está experimentando un importante crecimiento, con más de 30 ciudades con planes de nueva construcción o expansión de la red existente en diferentes fases de planificación. Se pueden destacar dos megaproyectos en Baltimore: una de las líneas, bajo consideración como PPP, tiene un valor de 2.400 M$ y ya está en fase de precalificación; y una segunda línea de 2.600 M$ También inminente es la línea Mid-Coast Trolley de San Diego (1.800 M$) o la línea Southwest de Minneapolis (1.250 M$). Los Angeles Metro está ampliando la Purple Line (fases 2 y 3 por 5.000 M$) y la extensión de la Foothill Gold Line de Azusa a Montclair (1.000 M$) y San Francisco/BART está ampliando a Silicon Valley/ San José-Santa Clara (fase 2 por 3.600 M$)

Nueva York

second avenuejpg

A pesar de los continuados problemas de financiación, se están llevando a cabo varios proyectos de envergadura para mejorar las comunicaciones de Nueva York. De la inversión destinada a transporte ferroviario, una parte importante será cubierta mediante el programa New Starts, administrado por la FTA, que provee de financiación federal a proyectos de nuevos sistemas de transporte que cumplan ciertos criterios y sigan unas guías básicas. Este programa no aporta más del 60% del coste de los proyectos, y requiere que el organismo de tránsito que reciba la ayuda sea capaz de operar el sistema una vez construido.

La primera prioridad de MTA de Nueva York es proteger la seguridad, la fiabilidad y la calidad de su servicio llevando a cabo, entre otros aspectos, la sustitucion de trenes, coches de metro, y la renovación de vía, señales, patios, depósitos, puentes y estaciones. Además, se van a realizar mejoras de servicios como puntos de ayuda, la accesibilidad a personas discapacitadas y la información de la llegada del tren, ampliar el alcance de la MTA (a través de proyectos como la Segunda Avenida y el acceso a la estación Penn de Metro-North).

Aún teniendo el sistema de metro más grande de la nación, dos grandes ferrocarriles de cercanías, una vasta infraestructura y las instalaciones públicas para manejar millones de usuarios cada día, no se puede negar que son grandes consumidores de energía. Es por eso que están esforzando más que nunca para aumentar la eficiencia energética y reducir las emisiones de carbono. Han implementado más de 100 proyectos de eficiencia energética en sus instalaciones. Entre ellos, destacan los siguientes:

◗ New York City Transit está comprando coches de metro mucho más eficientes, con ahorro de energía

◗ Metro-North consta de nuevos coches M-8 equipados con frenado regenerativo, que captura y reutiliza la energía cada vez que los frenos del tren se activan. El proyecto de sustitución del taller Harmon Shop también incorporará nuevas características para reducir el consumo de energía, como un techo con aislamiento y una mayor iluminación natural.

◗ Long Island Rail Road (LIRR) acaba de implementar un sistema de lavado respetuoso con el medio ambiente, una técnica que reutiliza más del 70 por ciento de su agua de lavado.

Programa Capital 2015-2019

Incluye la financiación necesaria para completar el Proyecto de Acceso East Side, incluyendo la mayor parte de las inversiones regionales que apoyan el acceso al East Side (East Side Access) y proporcionar mejoras en el red de transporte regional. También incluye fondos para completar el diseño y comenzar la construcción inicial de la Fase 2 de la Segunda Avenida. Este proyecto se  agregó para permitir el acceso del Metro-North en Penn Station.

East Side Access

El acceso al East Side de Manhattan ha sido uno de los deseos de los usuarios del Long Island Rail Road (LIRR) que trabajan en el East Side de Manhattan. La nueva línea incrementará su capacidad y disminuirá el tiempo de viaje de los pasajeros de Long Island y Queens que viajan hacia Manhattan.

Actualmente, cada día 230.000 personas usan esta línea de la LIRR hacia Penn Station,  situada al Oeste de Manhattan, y compartida con los usuarios de Amtrak y el NJ Transit. Casi la mitad de ellos tienen que utilizar después otro medio de transporte (metro, autobús, etc.) para acceder a su puesto de trabajo en el Este de Manhattan, lo que añade 40 minutos al tiempo de viaje.

Mediante este nuevo acceso podrán viajar directamente a la Grand Central Station sin tener que pasar por Penn Station. Además, dentro del proyecto se encuentra la construcción de la nueva LIRR (Long Island Rail Road) East Side Station, bajo la Grand Central Station en Manhattan, que incrementaría la capacidad de usuarios.

El proyecto, estimado en 8.300M$, añadirá una nueva terminal para el LIRR en la Grand Central Station y 22.000 pies cuadrados para locales comerciales. Se construirán nuevos túneles desde las vías principales del LIRR en Queens, bajo el Sunnyside Yard de Amtrak y el depósito del LIRR, conectando con el túnel de la Calle 63. En Manhattan, se construirán nuevos túneles desde la unión con las líneas de Metro-North, en la Segunda Avenida, y en la Calle 63 y luego al sur, bajo Park Avenue y las vías públicas de Metro-North.

La nueva estación de  LIRR en East Side, bajo la Terminal Grand Central, ofrecerá nuevas entradas, un vestíbulo, ocho vías en cuatro plataformas inferiores en vez de las actuales vías. Según las últimas actualizaciones del plan, se espera poder inaugurar esta infraestructurade 2019, 10 años más tarde de lo inicialmente previsto. Constituye la primera gran expansión del LIRR en 100 años.

Los contratos para realización de las obras estructurales, trabajos mecánicos y de finalización fueron adjudicados el pasado mes de octubre de 2012 a Schiavone y John P. Picone, subsidiarias de la española ACS, por un total de 925 M$

Second Avenue Subway

Estas mismas empresas lograron en junio de 2014 un contrato de 217 M$ para la construcción de una estación de Metro en la Calle 83. El contrato incluye los sistemas mecánicos, eléctricos y de ventilación, así como las instalaciones auxiliares para la estación. Este supone el último de los 10 contratos de la extensión de metro a la Segunda Avenida.

Una vez completada, esta ampliación será la mayor realizada en el Metro de Nueva York en los últimos 50 años.

En una primera fase, la línea transcurrirá desde la Segunda Avenida en la Calle 63 hasta la Calle 96, con un total de 1,7 millas y 3 nuevas estaciones. Esta primera extensión tiene un coste de 4.400M$. Comenzó en abril de 2007 y se completará en diciembre de 2016.

Tras esta fase la línea operará como una extensión del Q Train, y espera ser utilizada por 213.000 viajeros diarios, reduciendo la afluencia de las saturadas líneas 4, 5 y 6 que discurren bajo Lexington Avenue en un 13%. En las próximas 3 fases la línea se extenderá  hacia Harlem y por la Segunda Avenida hasta el sur de Manhattan. Entonces, la nueva línea “T” será inaugurada con un total de 8.5 millas y 16 estaciones. La financiación y los planes para estas próximas fases están aún en el aire.

Extensión línea 7

La longitud de la extensión será de 1,5 millas e incluye la construcción de una nueva terminal en la esquina de la 11th Avenue con la 34th Street. Esta ampliación mejorará significativamente el acceso al lado oeste de Manhattan y aumentará el espacio para cocheras de la terminal de Manhattan. El proyecto tiene un coste de 2.400M$ y estará totalmente construida a finales de 2015.

Presencia española

El Grupo español OHL, a través de su filial neoyorquina Judlau Contracting, ha logrado dos nuevos contratos de construcción en Manhattan (Nueva York) por un importe conjunto de 204,5 M$. Han sido adjudicados por la New York City Transit Authority (NYCTA) y se ejecutarán en el metro de Nueva York y en la estación Grand Central. El proyecto más importante, por 193,8 M$, consiste en la reconstrucción de la estación South Ferry del metro de Nueva York, localizada en el Bajo Manhattan, que fue devastada por el huracán Sandy en 2012. Por ella pasa la línea 1 de metro y los trabajos en la misma incluirán medidas permanentes de protección contra inundaciones. Se prevé que las obras estén terminadas en 2017.

Los trabajos para su reconstrucción incluyen el desmantelamiento y la posterior instalación del nuevo equipamiento: equipos eléctricos, instalaciones de comunicación y fibra óptica, climatización y sistemas de ventilación, equipos de bombeo y extracción de agua, alimentación eléctrica, señalización, trabajos de vía, siete ascensores y dos escaleras mecánicas, así como el acabado arquitectónico y pintura de toda la estación. También se instalarán puertas retráctiles de protección contra inundaciones en todas las entradas de la estación y se protegerán otros puntos de entrada de agua, como respiraderos, bocas de acceso y conductos.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn