El ferrocarril clave en la transición ecológica

EL SECTOR DEL TRANSPORTE ATRAVIESA ACTUALMENTE UNA ETAPA DE CAMBIOS. TECNOLOGÍA, DESCARBONIZACIÓN, MOVILIDAD INTELIGENTE, EL AUMENTO DE POBLACIÓN EN LAS CIUDADES, AUMENTAR LA CUOTA EN MERCANCIAS O SITUAR AL VIAJERO EN EL  CENTRO DE TODO SON ALGUNOS DE LOS PUNTOS CLAVE A LOS QUE LA INDUSTRIA HACE FRENTE.

Según  los  datos  de  la  Unión Europea, el transporte contribuye aproximadamente el 5% del PIB de la Unión Europea (UE), dando empleo a más de 10 millones de personas en Europa. En lo que respecta a España, y a tenor de la información que maneja el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA), este mismo sector representa el 4,27% del PIB y genera unos 961.600 puestos de trabajo en España (5% del empleo total).

En contrapartida, también es uno de los mayores consumidores de energía y uno de los principales causantes de la emisión de gases de efecto invernadero en continuo aumento. Atendiendo también a los datos de la Unión Europea, las emisiones del transporte representan alrededor del 25% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero
de la UE. En España la situación no es diferente puesto que el sector del transporte es el principal generador de CO2, con más del 27% de las emisiones.

Es  de vital importancia la apuesta por los medios de transporte que sean más respetuosos con el medio ambiente, así como herramientas e iniciativas que ayuden a conseguir los objetivos propuestos por la Unión
Europea: ser el primer continente climáticamente neutro para 2050.

Una de estas iniciativas desarrolladas por la Comisión Europea para conseguir este fin es el Pacto Verde Europeo que, financiado con un tercio de los 1,8 billones de euros de inversiones del plan de recuperación NextGenerationEU,
así como con el presupuesto plurianual de la Unión Europea, establece los elementos clave que deberían estructurar la acción climática para que la Unión Europea pueda convertirse en esa economía neutra en carbono y competitiva de aquí a 2050 a la que aspira. En primera instancia, adoptó un conjunto de propuestas para adaptar las políticas de la Unión  Europea en materia de clima, energía, transporte y fiscalidad con el fin de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % de aquí a 2030, en comparación con los niveles de 1990.

El Pacto Verde Europeo centra sus acciones en 8 ejes: clima, energía, agricultura, industria, medio ambiente y océanos, transporte, financiación y desarrollo regional e investigación e innovación. En lo que respecta a transporte, la UE estima que se necesita una reducción del 90 % de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el transporte para 2050. Para ello, el Ejecutivo europeo plantea cinco áreas clave de actuación dentro del Pacto Ver- de Europeo: promover vehículos, buques y aviones sin emisiones y libres de los combustibles hipocarbónicos; ir  hacia  aeropuertos y puertos sin emisiones; conseguir una movilidad interurbana y urbana sostenible e introducir mecanismos de tarificación del carbono.

Dentro del eje del transporte, uno de los 8 que conforman este Pacto Verde Europeo, una de las iniciativas puestas sobre la mesa es la ‘Estrategia de Movilidad Sostenible e Inteligente’, con la que la Comisión quiere orientar el transporte europeo hacia 3 pilares: el propio Pacto Verde Europeo, la digitalización y la resiliencia ante futuras crisis.

Bajo este contexto, el transporte ferroviario es el modo de transporte colectivo con menores emisiones por pasajero y, por tanto, tiene un papel determinante en la lucha contra el cambio climático. Y sólo promocionando el ferrocarril como eje vertebrador de las políticas nacionales de transporte y movilidad sostenible se podrán alcanzar los objetivos marcados por la Unión Europea y por la comunidad internacional. De hecho, y entre los principales hitos de la Unión Europea, y para conseguir el objetivo de reducir en un 90% los gases de efecto  invernadero  en 2050, se pretende, entre otras medidas, duplicar el tráfico ferroviario de alta velocidad en 2030 y triplicarlo en 2050. Año en el que también se quiere duplicar el de mercancías.

ESTRATEGIA EUROPEA DE MOVILIDAD SOSTENIBLE E INTELIGENTE
Pilar                                                      Actuaciones


Digitalización                                       – Movilidad inteligente
–  Modernizar el sistema de transportes, haciéndolo más seguro y eficiente
– Fomento de una movilidad multimodal conectada y automatizada
– Impulso de la innovación y el uso de datos de Inteligencia Artificial para la                                                                                movilidad


Resiliencia                                           – Impulsar modelos de movilidad más resilientes


Fuente: Unión Europea.