Inteligencia Artificial en el sector ferroviario

Hablar de inteligencia artificial (IA) en el sector ferroviario significa abrir la puerta a uno de los horizontes más prometedores y con mayor potencial de la historia de este tipo de transporte.

Hoy en día, a pesar de que no contamos con una definición de IA formal y universalmente aceptada, podríamos decir que se trata de sistemas informáticos que pueden realizar tareas que requieren de inteligencia humana y capacidades cognitivas como pueden ser el aprendizaje, el razonamiento, la memoria o la percepción.

 

Disponer de este tipo de sistemas, que permitirán una predicción y toma de decisiones fiable basada en datos y experiencia, supondrá una evolución muy significativa en campos tan variados como el mantenimiento predictivo, el consumo energético o la optimización de la operación ferroviaria, mejorando los costes de mantenimiento y operación, el rendimiento y la disponibilidad de la red. Un ejemplo lo tenemos con el sistema de regulación de tráfico inteligente llamado AIRO, una solución para adaptar en tiempo real el número de vehículos en una línea en función de la demanda de servicio con un algoritmo de aprendizaje basado en inteligencia artificial.

 

Aunque aún la IA no se ha implantado de forma general, los primeros resultados están siendo muy positivos. El contexto político y la aceleración de las innovaciones en esta materia van a suponer una transformación para todos los actores del sector.